PADRE en Busca de Equilibrio

PAZ Y BIEN

Me parece interesante hacer algún apunte de lo necesario que es el Equilibrio en el padre, y más cuando está separado.

Tal vez seas un padre que todavía no ha rehecho su vida con otra pareja. O como dice un amigo ¡ni dios quiera! Sea por lo que sea creo fundamental en la post-ruptura hacer un entrenamiento de soledad.

Entorno al equilibrio del padre

No es cuestión de que te veas sin remedio condenado a esa soledad que te trastoca. El tema está en elegir, probar entrenar en el silencio eso que llaman equilibrio.

Me encanta lo que dice Jaume Soler y M. Conangla:

“Cuando podemos estar solos sin sentirnos angustiados o deseosos, cuando podemos estar solos y sentirnos en equilibrio y bien con nosotros mismos; cuando estamos solos y en silencio, sin necesidad de hacer ruido, poner la tele o llamar a alguien, el mensaje que recibimos significa: te aceptas, te quieres, has aprendido a convivir contigo mismo y esto significa que estás preparado para establecer relaciones maduras y autónomas con otras personas.”

Estando en equilibrio eres un padre responsable de la felicidad y bienestar del hijo. Cuando está contigo va a sentir que puede nivelar sus idas y venidas, sus subidas y bajadas, sus cosas positivas y negativas, sus percepciones equivocadas y acertadas.

Me encanta compartirte lo que aprendí de las lecturas de Yogananda cuando las puse en práctica:

“Aplica en tu vida diaria la paz y el equilibrio que experimentes durante la práctica de la concentración y la meditación.

Conserva tu ecuanimidad incluso en medio de circunstancias difíciles. No te dejes avasallar por emociones violentas; aun frente a los acontecimientos más adversos, yérguete imperturbable.”

Recuerdo que escribí este breve poema tras una meditación zen frente al Santísimo (puede parecer raro) pero deja a un lado los temas o conflictos religiosos.

Descubrí que el día del Corpus es un buen día para mostrar mis respetos a mi cuerpo y entrenar la conexión en presencia…para equilibrarme, digo.

Bueno, este introito ha sido un poco largo. Mi pretensión era tocar dos temas para tu reflexión como padre, y que necesitan de un equilibrio sí o sí.

Unas estadísticas que salieron respondiendo a:  ¿qué padre piden los madrileños para el S.XXI ? nos muestran el hilo a seguir en este Artículo:

El 85% quieren un padre más presente.

El 77% quieren un padre más cariñoso.

El 64% quieren un padre menos autoritario

Afecto VS Mano Dura

Afecto es lo que me dicen, prácticamente casi todos los padres divorciados/separados,  con los que hablo que no han tenido en la infancia. Y si me apuras, en la misma relación con su ex-pareja la han echado en falta .

(No hablo de que la mujer deba tener este rol en exclusiva, ni que se diga que tiene que hacer de mamita con el marido igual que con el hijo. Que se me entienda bien, por ahí no van los tiros.)

Creer que se va a encontrar algo en otros para compensar el pasado no suele funcionar. Cuidado con poner esa mochila a los hijos. El afecto se da, y punto

¿Y qué es del afecto que te das a ti? Ahí lo dejo.

Para acabar este tema quiero que te quedes con la copla del bueno de Confucio, mi guía y mentor, aunque eso es en la intimidad, que conste:

Es posible conseguir algo después de tres horas de pelea, pero seguro que se podrá conseguir con apenas tres palabras impregnadas de afecto

Respecto al otro polo que es el de la MANO DURA. Esa que hemos padecido las generaciones del siglo XX por hache o por be.

En el artículo que te comparto vas a ver con claridad lo que se ha de hacer como padre. Te invito a sanar esa mala experiencia anclada en tu subconsciente.

Ya sabes que no acaba bien la educación solamente basada en una autoridad mal entendida.

El miedo y la violencia no engendra personas amorosas y responsables sino más bien dictadores carentes de razón y desequilibrados.

Pincha y lee, por favor, hazte con la mano dura para clickar en el enlace y comprende la guía sencilla por la que ir: Educar con mano dura no funciona.

Y no me cuentes historias y me digas que contigo funcionó ¡eso no te lo crees ni harto vino! Una cosa es sobrellevar y otra luego educar.

Tu aprendizaje por imitación de un «padre ignorante» es muy peligroso (y que conste que tu padre es un santo, como el mío).

Estar VS Cosas Compensatorias

Tanto los niños como los padres que son hijos (dado que no hay remedio para eso) expresan dos necesidades muy claras: cariño y presencia.

¿Qué hacemos habitualmente? Tomar medidas compensatorias dado que o no se está o cuando se está es como si no.

No estar es lo mismo que atiborrar de cosas y tecnología, a los hijos, para no molestar o compensar el interés o el no saber qué hacer.

Traficar y acallar, resarcir para desagraviar la ausencia no es un buen negocio. Escucha lo que dice un hijo, tal vez lo hubieras dicho tu (o lo has dicho):

Esto es lo que hay.

Quiero que saques tus propias conclusiones ¿qué te compensa más? encontrar el equilibrio estando con tus hijos es la consecuencia del equilibrio que te proporcionan con ese agradecimiento por tu presencia.

Si la situación de la separación te lo pone difícil…., haz como mi amigo Kike, llega a un acuerdo con tu hijo, cuando os toque estar juntos, para dejar a un lado todo lo que os distraiga de estar, conversar y ser.

Estoy muy poético y católico hoy, será la conexión con el Padre.

Sí, la utilizo para aprender a ser un padre divino (si no te lo crees pincha en estos enlaces, que te lo explico en otros artículos de este blog: Cualidades de un padre según la Biblia-1ªparte  
Y  Las cualidades de un papá según la biblia-2ª parte )

Este poema breve me surgió y no sé si es una petición mía o que mi hija me la mandó telepáticamente:

Padre,

Bendice el caminar, mis pasos,

Esta vida.

En este momento presente,

Luz para andar la larga senda,

Amor a mi corazón,

Verdad en mis pasos sin miedo,

Demando.

Creo que por hoy ya está bien y que espero haberte hecho reflexionar sobre qué padre eres y quieres ser. Esta parrafada no es mía es de mi tatatarabuelo Don Miguel de Cervantes:

“—El hacer el padre por su hijo es hacer por sí mismo, porque mi hijo es otro yo, en el cual se dilata y se continúa el ser del padre; y, así como es cosa natural y forzosa el hacer cada uno por sí mismo, así lo es el hacer por sus hijos.

Lo que no es tan natural ni tan forzoso hacer los hijos por los padres, porque el amor que el padre tiene a su hijo deciende, y el decender es caminar sin trabajo; y el amor del hijo con el padre aciende y sube, que es caminar cuesta arriba, de donde ha nacido aquel refrán: un padre para cien hijos, antes que cien hijos para un padre.”

GRACIAS

Reserva ya una Sesión(Conéctate Y Encuentra tu Norte). La CONEXIÓN es la Solución a muchos de tus bloqueos, sabotajes y dolor para crear tu nueva vida con amor.
Agenda ya>> www.miguelangelcervantes.net/agendar

Un comentario en “PADRE en Busca de Equilibrio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *