¿Divorciado o fracasado? Claves de un Separado

PAZ Y BIEN. Hablando con algunos hombres que han roto con su pareja, la palabra que más se ha repetido ha sido la de fracaso. Sentirse fracasado como algo negativo. Cuesta dar la vuelta a la palabra y sentimiento.

Es curioso que es complicado en un principio tener claro lo que nos dice MARIAN WEIGHT EDELMAN:

“El fracaso no es sino otra manera de aprender a hacer algo bien.”

Las sincronías de la vida hace muy poco me hizo cruzarme con un gran profesional, un sherpa de la montaña emocional de un divorciado que sufre convulsiones con la ruptura. 

Y no es otro que Antonio Fuentes que ha preparado este artículo para hacerte entender que estés atento al aprendizaje que te trae el Divorcio o Separación.

Punto de partida

Las palabras mágicas de una boda no se olvidan nunca. Ese maravilloso momento de consagración al amor queda vibrando por años, meses y días… pero no todo resulta como se planifica.

El amor, a veces, no es suficiente y los problemas cotidianos van matando ese amor que se juró eterno y el estar firmando papeles de divorcio se convierte en la realidad o la salida más rápida y sana para resolver una relación deteriorada.

Divorciarse es un gran paso en cualquier relación, pero a veces, decir “quiero el divorcio” sólo se dice por el calor de la discusión y no porque realmente era eso lo que se buscaba, es el argumento más escuchado.

Es que los remordimientos sobre cómo se llevó la relación, la impaciencia y las malas decisiones abundan después que la tormenta del divorcio y la rabia pasan.

Según los investigadores, la mayoría experimentamos dudas y pensamos que no fue la decisión correcta, muchos todavía aman a sus exparejas y se sienten fracasados.

 

¿Qué me vas a contar que yo no sepa?

Los divorciados, especialmente los que buscan una nueva relación, son uno de los mejores grupos a los que pedirles consejo sobre la fórmula de un matrimonio feliz.

Claro, parece una ironía, más que una buena recomendación, pero a esa conclusión llegó Terri Orbuch, investigadora de la Universidad de Michigan, después de seguir por 25 años a 373 parejas de recién casados.

El trabajo se llama “Marriage Proyect”, comenzó en 1986 y sigue la vida de 373 parejas recién casadas, muchas de ellas consiguieron una relación exitosa; muchas otras terminaron divorciadas.

Con todo el material de tantos años de seguimiento, Orbuch se propuso buscar la fórmula del matrimonio feliz acudiendo a las parejas del estudio.

Así descubrió que eran dos los grupos que entregaban los mejores consejos: las parejas que reportaban mayor felicidad y las que vivían con el fracaso a cuestas. Los consejos de ambos grupos eran iguales.

De esa manera, llegó a la conclusión de que los divorciados son un grupo apto para dar lecciones de felicidad. ¿Por qué? Porque pasaron por la experiencia y saben con claridad qué errores no repetirían en la siguiente relación.

Y no eran pocos los divorciados: el 46% del grupo de 1986. Es más, el 70% tenía nuevas relaciones y el 40% se había vuelto a casar… tratando de no caer en eso que los llevó a su primer divorcio.

En España se producen casi siete rupturas por cada diez matrimonios, lo que supone un ratio muy superior a la media europea, que no llega a cinco.

A ello contribuye el hecho de que cada vez se celebran menos matrimonios (de 5,4 matrimonios por cada mil habitantes en el 2000 se ha pasado a 3,4 en 2014) y se tramitan más divorcios (la cifra se ha duplicado en los últimos diez años), según pone de manifiesto el último informe sobre la evolución de la familia en España que ha realizado el Instituto de Política Familiar (IPF).

Su análisis enfatiza que desde 1981, cuando se aprobó la ley del divorcio, se han registrado casi tres millones de rupturas matrimoniales y la población separada o divorciada representa ya el 6% de la población adulta española.

Pero que la gente no se case o que se divorcie no quiere decir que no se formen nuevas familias. El número de parejas de hecho se ha triplicado desde el 2001 y hoy uno de cada siete hogares formados por parejas corresponden a una pareja de hecho y cuatro de cada diez nacimientos tienen lugar sin que los progenitores estén casados.

 

Consejos que me habría dado a mí mismo para no haber fracasado en mis matrimonios

Soy un sherpa en relaciones emocionales (https://antoniofuentescoach.es/) pero hay cosas que el divorcio me ha enseñado y que me gustaría haber hecho de forma diferente.

Tras dos divorcios y medio (una novia y dos matrimonios) estos son los consejos que me hubiera gustado escuchar de un buen amigo y que yo te doy, desde la humildad, para que apliques algunos, o muchos, de ellos en tu próxima relación:

  1. Nunca dejes de cortejar a tu pareja. No tengas nada por sentado. Cuando decides estar en pareja te comprometes a ser la persona que ocupe su corazón, y eso debes ganártelo y mantenerlo en el tiempo.
  2. Del mismo modo que debes proteger y cuidar a tu pareja, también debes proteger tu corazón.
  3. Todos cambiamos con el tiempo y por eso debes enamorarte una y otra vez de tu pareja, por eso el cortejo no debe acabar nunca.
  4. Céntrate en lo bueno y olvida rápido lo malo, si te enfocas en todo lo que te molesta tu relación se irá resintiendo.
  5. No trates de cambiar a tu pareja o arreglar algún aspecto de su personalidad. Debes amar a la persona que es, con sus virtudes y defectos, incluso si cambia.
  6. Responsabilízate de tus propias emociones.No es trabajo de tu pareja hacerte feliz, ni es el motivo por el que estás triste
  7. Puedes enfadarte con tu pareja, pero no la culpes de tu enfado, son tus emociones y cómo las gestionas es cosa tuya.
  8. Si tu pareja está enfadada, triste o molesta, no es tu trabajo solucionar sus problemas, sino amar, escuchar, abrazar y transmitir seguridad.
  9. Sé un poco payaso. No te tomes la vida demasiado en serio, ríe y haz que ría. La vida es mejor y más fácil entre risas.
  10. Todos tenemos cosas que nos hacen sentir bien, que recargan nuestra energía y positivismo, aprende cuales son las suyas y desencadénalas.
  11. No solo consiste en pasar tiempo juntos, sino en estar presente con toda tu alma y la máxima atención. Debes tratarla como si fuera tu cliente más importante, y es que, realmente, lo es.
  12. No seas idiota y no tengas miedo de serlo. Todos cometemos errores y tu pareja también lo hará, pero hay que aprender de ellos y no enrocarse en los fallos. En las relaciones no hay que ser perfecto, basta con no ser demasiado estúpido.
  13. Complace sexualmente. En el sexo hay que estar dispuesto a dar y complacer,solo así lograras fundirte con su alma y no sólo con su cuerpo.
  14. Todos necesitamos nuestro espacio, y más aun después de tener niños, así que asegúrate de que disfrute de tiempo para sí,para renovarse, aprender, encontrase y evolucionar.
  15. No tengas miedo a ser vulnerable. Comparte tus miedos y sentimientos, y reconoce tus errores. Si no lo haces con tu pareja, ¿con quién lo vas a hacer?
  16. Si quieres tener una buena relación debes estar dispuesto a compartir incluso aquellas cosas que preferirías guardarte. Se necesita valor para amar plenamente, para abrir el corazón y dejar que se sumerjan en tu mundo, conociendo también la parte más oscura o vergonzosa. Fuera máscaras.
  17. Estimula la relación para ir creciendo juntos. En las charcas crece la malaria, pero en la corriente solo encontrarás agua fresca y pura. Tal y como un músculo se atrofia si no se usa, la relación muere si dejas de trabajar en ella. Encuentra objetivos comunes, comparte visiones y persigue sueños mutuos.
  18. Acepta la situación, no gastes más de lo que puedas y trabaja en conjunto para prosperar, pero no te preocupes por el dinero o la insatisfacción se instalará en tu casa.
  19. Deja el rencor, perdona de inmediato y céntrate en el futuro.No dejes que un problema puntual os frene y regrese a tu relación una y otra vez. Eso es solo un ancla que no os permitiría avanzar. El perdón es libertad.
  20. Siempre elige el amor. Al final, el único consejo que necesitas es regir tus actos por amor. Si esta es la guía de tu relación, no habrá nada que rompa la felicidad de tu matrimonio. Ahora lo sé.

Estas son las lecciones que he aprendido de la manera más difícil posible y quizás demasiado tarde. Pero hoy estoy comprometido a llevarlas adelante.

Me encantó estar casado y me he vuelto a casar por tercera ocasión, solo quiero que sea para siempre.

Si todavía sigues leyendo, espero que mi dolor y experiencia te sirva de algo.

¿Puedes? ¡Ponte a ello! ¿No puedes? ¡Te ayudo!

https://antoniofuentescoach.es/

Despedida con el Agradecimiento de otro divorciado

Espero que te haya aportado un poco de luz, de todas maneras te invito a que aproveches la invitación porque un ofrecimiento así por tu paz y bienestar no se da todos los Días. GRACIAS ANTONIO.

Te  comparto una canción de Mike Oldfield: Man In The Rain porque habla un poco de ese hombre del que nos habla Antonio Fuentes.

Evidentemente no voy a dejar de invitarte  a que sigas leyendo algún otro artículo de este blog que me parecen recomendables:

>>Cómo Enfrentar Una Crisis Con Estas Dos Actitudes

>>>En el tsunami de la Separacion, 3 Pilares donde agarrarse

GRACIAS

Miguel Ángel Cervantes. Ayudo a Hombres Divorciados y Padres Separados

en su “borrón y cuenta nueva” a escribir su historia con paz

para conseguir su vida próspera y feliz.

2 comentarios en “¿Divorciado o fracasado? Claves de un Separado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *