Actuar con Responsabilidad en la Separación

Paz y Bien. Quiero enfocarme en la Responsabilidad como ser humano, como hombre, como pareja, como padre. Dejo de lado el tema de la culpa que ya hemos tratado en varias ocasiones en este blog.

Clicka>La Culpa, Cómo Desactivarla (1ªParte)

Clicka>>Cómo Neutralizar La Culpabilidad (2ªParte)

¿Por qué enfocarme en la responsabilidad cuando actúo? En el Artículo que escribí con motivo de una charla que trataba de En el tsunami de la Separacion, 3 Pilares donde agarrarse  ya lo mencionaba.

He cambiado el tercer pilar en la Ponencia que impartí  el 10 de julio “Los 3 NO de un Hombre Separado”,  o los 3 Errores que cometemos los que vivimos una Ruptura dominados por la Culpa.

ERRORES DE I-RRESPONSABILIDAD

¿Entonces, por qué este empeño? Actuar con responsabilidad es lo contrario al tercer error que cometemos los hombres separados: No actúes para expiar la culpa de la ruptura.

A veces hacemos concesiones para no sufrir o no hacer sufrir a la pareja o hijos, o para que no se vuelva más en tu contra la decisión de separarte. Lo que se dice actuar para no molestar, tragar con sapos y culebras.

Lo hecho, hecho está. Toma conciencia y actúa con responsabilidad, toma acción. Estos son algunos consejos:

A mi me costó eso de la responsabilidad, porque si has tenido una separación conflictiva es muy posible que quieras dejar de pasarlo mal y si te puedes permitir calmar a tu ex con compensaciones que puedes asumir, vas tirando.

Ese no es el objetivo de la felicidad, es una manera de compensar la culpa.  Por un lado adquieres unas responsabilidades ante un mediador o juez que se han acordado. Para eso mira tu “convenio regulador” y si tienes otros acuerdos con tu ex-pareja.

Por otro lado está la responsabilidad para contigo: tu salud corporal (alimentación, cuidado físico y aseo personal), tu mente, tus emociones (y sentimientos) además de tu parte espiritual (religiosa practicante o no).

El divorciado o separado puede descuidar y desequilibrar lo que ya tenía resuelto (+/- con su pareja) porque ahora requiere un esfuerzo y/o atención a la que no está acostumbrado.

Dice Mark Vicente algo muy a tener en cuenta:

“Me he dado cuenta recientemente de que el acto mismo de negar nuestra participación en nuestra propia vida como agente causal supone un intento voluntario de desviar la atención para no tener que enfrentarnos a ningún aspecto de la realidad que nos contempla expectante. Pienso que he estado perfeccionando este “engaño” la mayor parte de mi vida. Siempre tenemos que preguntarnos qué criterio nos guía cuando decimos que hemos creado o que no hemos creado algún aspecto de la realidad. Mi criterio era siempre: yo creo lo que es agradable y cómodo e intento negar mi responsabilidad en lo incómodo… Lo hice así durante una temporada, pero luego la realidad me atrapó. Ahora pienso que soy la fuerza que causa y/o participa en todos los aspectos de lo que contemplo en mi vida.”

En definitiva, esta semana que me estoy ocupando de indagar en esto de la acción responsable, y dejando de echar balones fuera ¿y tú, qué?

RESPONSABILIDAD DE ACCIÓN CORRECTA

Me parece importante tener en cuenta que en el mundo budista (dentro del Noble Octuple Sendero) se habla de la acción justa o correcta,

aunque dicen que no son mandamientos sino normas de conducta con las que regirse para conseguir la iluminación (e iluminar), se parecen a algunos de los mandamientos que trasmitió el bueno de Moises (al mundo judeo-cristiano).

Un separado ha de tenerlo en cuenta:


No matar
No robar
No abusar del sexo
No mentir
No abusar de sustancias tóxicas


Los que estamos en el #mindfulness seguimos con deleite los entrenamientos del gran maestro zen Thich Nhat Hanh que dice:

“La base de la acción correcta es hacer todo en base a la atención plena.” 

El enseña Cinco tipos de Entrenamientos de Consciencia Plena que se correlaccionan con los cinco preceptos antes mencionados.

El primer entrenamiento implica el respeto a la vida. 

A partir de la conciencia del sufrimiento causado por la destrucción de la vida, trabajamos para proteger a todos los seres vivos de este planeta y al mismo planeta que sustenta nuestra propia existencia y la vida de todos los seres.

Si de la ruptura  sales con falta de respeto a ti mismo y a la persona con la que estás en conflicto, te invito a poner atención, eso mejorará tu autoestima, y que coloques a cada cual en su sitio.

El segundo entrenamiento implica generosidad. 

Damos libremente de nuestro tiempo y recursos donde más se necesitan, sin acaparar cosas que no necesitamos. No explotamos a otras personas o recursos para nuestro propio beneficio. Actuamos para promover la justicia social y el bienestar para todos.

Para recibir lo primero es ejercitar el dar, el ofrecer tu experiencia, tu buena voluntad, entregarte a ti y a los demás. Tal vez una disciplina que tenías olvidada antes de la separación.

Todo tiene un precio y la racanería se puede volver contra ti. Si quieres que te escuchen, escucha, si quieres que te ayuden, ayuda, si quieres dejar de estar sufriendo en la soledad, da compañía…

Si tienes que pagar, dar dinero porque te corresponde (y porque crees y sientes que es justo y necesario), hazlo con dignidad y consciencia, sabiendo que va a proporcionar beneficios en los otros y te llegará esa energía multiplicada, seguro, comprobado.

El tercer entrenamiento involucra la sexualidad y el evitar la mala conducta sexual.

En conciencia plena del dolor causado por la mala conducta sexual, honramos los compromisos y actuamos cuando sea posible para proteger a los demás contra la explotación sexual.

Si la causa de la ruptura está muy definida por una falta de vida sexual satisfactoria o rutinaria, te toca analizar que es lo que haces o no haces, qué deseas y no, y eres asertivo al respecto. Y si es un tema de respeto mira cómo te respetas y respetas al otro/a.

El cuarto entrenamiento implica hablar con cariño y escuchar profundamente. 

Esto significa evitar un lenguaje que provoque la enemistad y la discordia. A través de la escucha profunda a los demás somos capaces de derribar las barreras que nos separan.

Uno cuando rompe y se encuentra sólo, busca ser escuchado. No es positivo despotricar, mal-hablar, quejarse continuamente, vomitar palabras dañinas.

Trata con tus palabras a los demás para conseguir ser hablado de la misma manera. Atención a la vehemencia, a facilitar diálogos constructivos.

El quinto entrenamiento implica lo que consumimos. 

Esto incluye alimentarnos a nosotros mismos y a los demás con comida saludable y evitar los productos tóxicos.

También incluye los libros que leemos o los programas de televisión que vemos. Y también aquellas formas de entretenimiento que pueden crear adicción o agitación deberían idealmente evitarse.

Es interesante tener claro qué consumir para conseguir energía, equilibrio en todas las áreas, es imprescindible. Quiero llamar tu atención porque tu felicidad depende no de satisfacciones momentáneas.

Hay personas, coach especializados, nutricionistas y  acompañantes del alma a los que acudir si hay dudas.

Quiero acabar con esta imagen con mensaje que me llegó por facebook y que remata de una forma parecida a aquella oración de Hazme instrumento de tu paz que compartí hace unas semanas:

 

CONCLUSIÓN RESPONSABLE

GRACIAS
Estoy para ti, tengo el kit salvavidas para náufragos emocionales y el entrenamiento para tirar de ti (y “jalarte parriba”).

Encuentro paz:
Responsabilidad
¡Sí! Nunca Culpa.

Te ofrezco UN TIEMPO Y ESPACIO para que puedas ver la ruptura y crisis como una historia a superar, permitiéndote con mi ayuda escribir tu nueva vida.
Reserva ya una Sesión(Conéctate Y Encuentra tu Norte). Por tan sólo 15€ (oferta de la semana).

La CONEXIÓN es la Solución a muchos de tus bloqueos, sabotajes y dolor para crear tu nueva vida con amor.
Agenda ya>> www.miguelangelcervantes.net/agendar

Ayudo a Hombres Divorciados y Padres Separados

en su “borrón y cuenta nueva” a escribir su historia (rehacer su vida) con paz

para conseguir su vida próspera y feliz.

3 comentarios en “Actuar con Responsabilidad en la Separación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *