Sobre mí

Mentor de Éxito Espiritual

PAZ Y BIEN

Este espacio es para que conozcas algo más de mí: Miguel Ángel Cervantes Almodóvar. Hay distintas formas de hacerlo y se me ha ocurrido que te puedo contar en lo que me he convertido después de la crisis de los cuarenta.

Desde que dejé las ventas y mi trabajo de Responsable de Mk, Prensa y Comunicación en una empresa de Logística, aposté por dejar de hacer lo que querían los demás y ver quién era yo y quería hacer, qué me deparaba la vida. Desentrañar, en definitiva, mi misión de vida, encontrar el equilibrio, la paz y el bien-estar.

Esto último me viene porque vibro en el mensaje franciscano, con el que me formé, y acabé la primera etapa de mi vida, haciéndome religioso. Dejé ese estado después de una crisis profunda en todos los órdenes de mi corta existencia: crisis personal, religiosa (profesional) y espiritual (de creencia y sentido).

Lo dejo ahí como apunte porque todo me ha llevado a ser y sentirme como un Mentor de Éxito Espiritual.

Soy padre divorciado, la separación de este estado civil, con la crisis de los cuarenta, fue conflictiva y me condujo a la Terapia Transpersonal, que me ayudó a salir con sentido del pozo oscuro de esos momentos donde la armonía brillaba por su ausencia. Me formé durante tres años (en el libro que he publicado en las navidades del 2020: ZenObio cuento esos avatares), y rematé con la vivencia y formación como Instructor de Meditación y Mindfulness hace más de diez años. A comienzos de la década del S. XXI me gustaba definirme como Acompañante del Alma.

La crisis de los cuarenta puso patas arriba mi vida. Hasta lo que me venía sosteniendo como persona, la escritura y la poesía: cambió, se transformó, ahora la considero un medio, no un fin.

El proceso que se produjo en mí y la experiencia adquirida, en constante toma de conciencia me condujo hacia la creación de proyectos alineados con mi ser. Por ejemplo ¿por qué no ayudar a hombres divorciados, a personas que precisan de ayuda para retomar las relaciones con otra visión?

Recuerdo que hice un trabajo de desentrañamiento de mi propósito y misión y terminé concluyendo que soy Facilitador de Espacios para el Encuentro. Siento que resume, a pesar de ser tan amplio y supuestamente etéreo, lo que he venido a hacer a este mundo.

La lectura, la escritura y el afán de sacar partido a estos dones me llevó a crear talleres de haikus, técnicas de desbloqueo creativo, y programas de Mentoría de Escritura desde el Alma.

En este camino lo espiritual iba marcando ítems fruto de vivencias y experiencias. Recitales y performances poético-meditativas, sanación, música (de la que soy un apasionado), senderismo consciente (el contacto con la naturaleza fundamental en mi vida), escritura compartida en la redes sociales dando una vuelta de tuerca a los textos sagrados (sobre todo cristianos)…

Me he dado cuenta con el paso de los años que las personas somos exitosas en algunas áreas de la vida y en las otras no tanto. Y me vino, en un paseo por el monte un mensaje vibrante, volver a aquel concepto de dirección espiritual para personas exitosas, pero con matices más del siglo XXI. Tomé conciencia cuando leí esta frase de Fran Kafka:

El verdadero éxito consiste en descubrir quién eres, en lugar de calcular qué serás.

Ya estamos en la Era de Acuario y los entendidos la definen como la era de la Espiritualidad. Creo y siento que he sido preparado por la vida para aportar mi grano de arena en este sentido.

Dirige el alma

Hacia el discernimiento.

Déjate oír

Haciéndote presente.

Encuentra tu sentido.

Como Mentor de Éxito Espiritual facilito espacios para aumentar la vibración, para que te encuentres, descubras de ti eso, que unos supuestamente dicen que te falta o no llegas a ver, y yo digo que es preciso equilibrar para sentirte feliz, pleno, exitoso, léase ¡realizado! ¡consciente!

Aquí tienes un Find Room, que en función de tu interés o necesidad va a permitirte explorar en ti, en tu valor, en tu ser alineado con esta vida. Te ayudo a expandir tu mundo interior y te inspiro para que tomes decisiones ante una situación personal y profesional o estado crítico, desequilibrado.